A un paso de la élite

Cuevas se apronta para debutar en Miami y ratificar la evolución que vislumbra ante rivales del top 20, con el objetivo de afianzarse allí

Pablo Cuevas arrancará el fin de semana otro Masters 1000, esta vez en Miami y como número 21° del mundo desde el lunes. La semana pasada se despidió de Indian Wells más temprano de lo que le hubiese gustado, tras caer 2-6, 6-4, 2-6 ante el español Feliciano López, N°12 del mundo. De todos modos, los 45 puntos que sumó –y algún otro movimiento en el ranking– le permitieron trepar dos puestos.

Pero el desarrollo del partido, y la forma en que peleó ante el buen jugador español, marcaron una diferencia respecto a medio año atrás, cuando jugó la temporada de canchas rápidas sobre techo. Esta vez, Cuevas se mostró mucho más competitivo contra un jugador en la puerta del top ten.

Cuevas se hn trazado un objetivo claro: meterse en el top 20, con el sueño declarado de llegar al top ten. Obviamente, en esa pelea será clave poder mostrarse a ese nivel de top 20. En polvo de ladrillo lo ha demostrado con creces, ganando el ATP 250 de San Pablo, alcanzando dos cuartos de final (Buenos Aires y Río) y jugando un partidazo contra el N°3 Rafael Nadal, todo lo cual lo catapultó al lugar 21 del mundo y lo destacó como el mejor jugador latinoamericano de la actualidad.

Pero cualquier jugador con intenciones de ser top 20 tiene que ser sólido en todas las superficies.  Y si bien es pronto para decirlo, en Indian Wells mostró señales de estar acercándose. En Miami tendrá la chance de confirmarlo.

El salto
Sobre diciembre, la lectura del año de Cuevas era clara: había conseguido un gran avance en el circuito, pero se había encontrado un muro casi imposible de trepar a la hora de enfrentar a jugadores del top 30, sobre todo en cancha rápida.

En 2014 fueron seis partidos contra top 30 en cancha rápida: cinco derrotas y una sola victoria, ante Leonardo Mayer, en la que el N°26 del mundo abandonó cuando perdía 6-7 y 0-1. De esos seis partidos solo había podido ganar cuatro sets, y le ganaron nueve.

En cuanto a los resultados, la situación no varió demasiado en 2015, o al menos es muy pronto para juzgarlo: jugó hasta ahora cinco partidos en cancha rápidas, donde ganó 2 y perdió 3, ante Kukushkin (66°) en Sidney, Bachinger (142°) en Australia, y el lunes ante Feliciano López (12°) en Indian Wells.

Pero sí cambió en lo cualitativo: a diferencia de 2014, el uruguayo logró jugar de igual a igual ante Feliciano, un rival especialista en canchas rápidas. Y lo hizo en plena adaptación a esa superficie tras jugar varios torneos en polvo de ladrillo. En el saque y en la estrategia de juego, el uruguayo fue agresivo, subió a la red y arriesgó con una buena cantidad de tiros ganadores (29, contra (38 de López), aunque también con una importante cantidad de errores no forzados (33, contra 29 del español).

Lógicamente, tendrá que demostrar que esas buenas señales se mantienen en Miami. Pero ante todo, Cuevas parece estar pronto para el salto que le permita entrar al top 20.


Populares de la sección

Comentarios