A tres bandas: las claves de la negociación AUF-Tenfield-jugadores

Los jugadores y la AUF difieren en la forma de negociar con Tenfield y Puma
La novela por los derechos comerciales de la camiseta de las selecciones uruguayas entra por estos días en una etapa decisiva. Por una parte, los referentes de la selección jugaron fuerte, ya que, como informó Referí el lunes, amenazan no ceder sus derechos de imagen si la AUF firma con Tenfield. Pero por otro lado, la AUF negocia el acuerdo final con la empresa de Francisco Casal, ya que entienden que no existe margen de acción luego de que Tenfield hiciera uso de la cláusula del contrato vigente que le permite igualar la oferta de Nike, por US$ 24,5 millones. Desde la AUF entienden que no es un área que le corresponda a los jugadores, con quienes deberá negociar aparte un acuerdo de derechos de imagen.

Así, se abre una grieta en una relación que hasta ahora se había mostrado sólida. Porque, de hecho, el apoyo público de los jugadores fue un impulso fundamental que usó el Ejecutivo para avanzar en la negociación con Nike, de donde surgió el acuerdo que obligó a Tenfield a ofertar cinco veces más de lo que estaba pagando.

Los jugadores entienden que los plazos vencieron: tanto los 20 días hábiles para igualar la oferta de Nike, como los 10 de intimación de la AUF a la empresa de Casal para que presente las condiciones concretas de igualación, sin que haya presentado un contrato. Además, entienden que Tenfield no puede intervenir en la negociación de los derechos comerciales de la camiseta al no ser una empresa que se dedica a eso. Por ese motivo quieren negociar directamente sus derechos de imagen con la AUF o con las empresas proveedoras.

La posición de la AUF

Según expresaron a Referí fuentes de la AUF, el Ejecutivo entiende que, en la medida en que las negociaciones con Tenfield no se han estancado, la AUF debe seguir adelante ya que a eso la obliga el contrato de 1998. "Que no guste, que no sea popular o simpático, se puede entender, pero es el contrato por el que nos debemos regir. No se puede no respetar la igualación. Si se cumple con todo eso, ya está", dijo una alta fuente de la AUF.

En ese sentido, el Consejo Ejecutivo entiende que se tienen que regir con los mismos principios que habían hecho cuando avanzaron con Nike y obligaron a Tenfield a igualar. "El Ejecutivo siempre dijo que este es un tema comercial, no político, y ahora se mantiene en eso. A no ser que Tenfield quiera imponer dentro del contrato algo que no se ofertó", expresó la fuente.

La postura de los jugadores

Los jugadores y Nike sostienen que, como la AUF intimó a Tenfield a presentar el contrato de igualación en 10 días y no cumplió con ese plazo, la igualación cae y rige el contrato con Nike, por lo que incluso la AUF se expondría a juicios de parte de la empresa estadounidense. Para la AUF y sus abogados –Martín Risso y Juan Andrés Ramírez–, eso no es de recibo ya que es un plazo "de uso", entre Tenfield y la AUF, en la que no intervienen ni Nike ni los jugadores. Y que si bien se venció, al estar ambas partes en plena negociación no se cae todo el proceso.

La única hipótesis que maneja la AUF para que se caiga la negociación con Tenfield es que la empresa de Casal no cumpla las condiciones de igualación –eso se sabrá entre esta semana y la próxima– o que la Asociación entienda que la empresa está dilatando las negociaciones para que Nike se retire. De todos modos entienden que es lo menos probable porque expondría a Tenfield a un juicio por parte de la AUF.

Por otra parte, según los dirigentes, si la AUF decidiera salirse de la negociación con Tenfield se expondría a una fuerte multa, de alrededor del 50% del contrato original firmado en 1998, lo que alcanzaría a los US$ 30 millones. Entienden que cualquier reclamo de Nike, además de débil, sería de mucho menor alcance económico en caso de que un juez le diera la razón, y que su postura se fortalece porque el contrato se regiría por la ley uruguaya. Y que además, para la AUF no es válido el razonamiento de que Tenfield no puede intervenir en los derechos comerciales de la camiseta al no ser la empresa que las fabrica, ya que lo habilita el contrato de 1998.

Derechos de imagen

En cuanto a los derechos de imagen de los jugadores, los dirigentes de la AUF entienden que es algo que va de forma paralela a este contrato entre AUF y Tenfield, y que no se ve afectado por el mismo, o si lo hace es lateralmente. Es decir: solo en el aspecto que involucra a la publicidad comercial que se haga de Puma. En ese sentido, los jugadores sí se podrían negar a negociar sus derechos con Tenfield, lo cual afectaría solo a los derechos de la explotación de la camiseta de la selección.

Ese y el resto de los derechos –es decir, cada vez que aparece un sponsor utilizando la imagen de la selección o de los jugadores– retornará a la AUF y a los jugadores el 31 de diciembre. A partir de allí, los profesionales serán libres de negociar sus derechos de imagen individualmente. Por su parte, la AUF tiene pensado cambiar el modelo comercial y cortar el establecido en 1998, cuando la Asociación cedió todos los derechos comerciales a Tenfield, que actuaba como una "agencia de publicidad" y los revendía.

A partir de 2017, la AUF se encargará de la venta de cada uno de los rubros de auspicio –bancos, supermercado, comunicaciones, yerbas, seguros, etc–. Si bien Tenfield tiene derechos de preferencia, se estima que no podrá igualar cada rubro, teniendo en cuenta la diversidad y que la prioridad a su favor caduca para todos los rubros el 1° de febrero.

Tenfield, por su parte, entiende que posee los derechos de los futbolistas en general por un contrato con la Mutual hasta 2019, pero, según expresaron fuentes de la empresa a Referí, tienen claro que si uno, dos o 20 jugadores quieren renegociar individualmente o en grupo esos derechos, deberán hacerlo.

Lo que quieren los jugadores, según expresaron las fuentes cercanas a la selección a Referí, es que esos ingresos se vuelvan a volcar al fútbol, y no queden en manos de una empresa. En ese sentido en agosto, cuando se negociaba con Nike, el plantel y los neutrales habían acordado negociar entre ellos la cesión de derechos de imagen, y volcar el producido al fútbol. Quedará por ver si la AUF cierra el contrato con Tenfield y si los jugadores mantienen su postura. l

La polémica punto por punto


LA IGUALACIÓN
Lo que dicen los jugadores
Tenfield no aclaró qué es lo que iguala y no presentó un contrato, por lo que pierde su preferencia y el derecho debe volver a Nike.

Lo que dice la AUF
Tenfield anunció que iguala y ahora se está negociando, por lo que la preferencia se debe mantener.

Lo que dice Tenfield
Se cumplió con el plazo requerido en el contrato original.

LA INTIMACIÓN
Lo que dicen los jugadores
Es otro plazo que incumplió Tenfield, lo que ratifica la idea de que la preferencia debe caer.

Lo que dice la AUF
Los 10 días son un plazo de uso entre ambas partes, que no afecta a Nike, por lo que corresponde a la AUF decidir qué hacer si Tenfield no lo cumple

Lo que dice Tenfield
la intimación no corresponde

EL ROL DE PUMA
Lo que dicen los jugadores
No han visto un contrato que garantice que Puma esté igualando la oferta de Nike en todos sus términos.

Lo que dice la AUF
Puma mandó carta a la AUF aclarando que seguirá siendo proveedor de acuerdo a un contrato firmado con Tenfield.

Lo que dice Tenfield
Mientras Puma sigua siendo proveedor, la igualación se cumple.

EL ROL DE TENFIELD
Lo que dicen los jugadores
Es un tercero, no unproveedor de indumentaria, por lo que no corresponde negociar ni acordar con ellos.

Lo que dice la AUF
Es la otra parte del contrato de 1998, y a eso se debe regir la AUF. No hacerlo sería incurrir en un incumplimiento y una severa multa. Todas las partes sabían eso al firmar el precontrato con Nike.

Lo que dice Tenfield
Se considera la contraparte válida como "empresa de marketing", que renegocia los derechos que compra.