A Tabárez le cambiaron los planes

Con Aguirregaray en el equipo y sin Urretaviscaya, el técnico le pone más marca para proyectar el triunfo

"Hubo trabajos que no pude hacer”, confiesa Óscar Washington Tabárez a El Observador con un poco de resignación y otro aceptando la realidad que le impone la reglamentación del Comité Olímpico Internacional (COI), cuando tras completar la actividad de la mañana del martes a puertas abiertas, con casi 30ºC y sin haber desplegado todo el trabajo táctico que esperaba, abandona las instalaciones de Padington Sports Centre.Acostumbrado a las ventajas y a la tranquilidad que le brinda el Complejo de la Asociación Uruguaya de Fútbol, en donde el técnico cierra las puertas y desarrolla en el campo todo su plan sin condicionamiento ni la mirada indiscreta de la prensa, en su primera experiencia bajo la égida del COU, Tabárez tuvo que aceptar el hecho que no pudo desarrollar en el campo todos los trabajos que quería con los titulares, cuando solo queda un día para el debut. Y con singular humor, en una charla casi informal con algunos periodistas, entre los que estaba El Observador, dejó en evidencia la fantasía de algunos comuncadores acerca de lo que se veía en la cancha y las deducciones que hacían respecto al equipo que debutará mañana a la hora 13 de Uruguay ante Emiratos Árabes Unidos, por el grupo A del torneo de fútbol de los Juegos Olímpicos.

De todas formas, en la cancha quedó claro que sin dar pistas sobre el equipo, aunque ayer a Matías Aguirregaray lo hizo terminar el entrenamiento desbordando y levantando centros con la asistencia del kinesiólogo Walter Ferreira, seguramente como para despistar, Tabárez pretende plantarse en el debut con un equipo que se presente sólido desde el fondo, de manera de cuidar el cero en el arco.

Tabárez le dijo también a El Observador que el equipo se lo anunciará este miércoles a los jugadores y que luego, a través de la secretaría de prensa, lo sabrán los medios.

Ante el silencio de Tabárez acerca de la oncena que presentará en Old Trafford y los pocos trabajos tácticos que realizó en la cancha, porque eran a la vista de los periodistas, las especulaciones estuvieron a la orden del día.

¿Línea de tres o de cuatro en el fondo? No es el tema de fondo para el técnico, porque Tabárez prioriza los hombres a las figuras tácticas, que incluso modifica en pleno partido si la inteligencia táctica de los jugadores que tiene en el campo se lo permiten.

Todo parece apuntar a que en el estreno Uruguay jugará con tres en el fondo, con dos carrileros, porque esa fórmula le sirvió para comenzar con buen pie ante Francia en el Mundial de Sudáfrica 2010 y frente a Perú en la última Copa América de Argentina. Pero nadie es capaz de afirmarlo aún. Lo único seguro es que Aguirregaray jugará en la zona de volantes, como carrilero, si el técnico decide plantear un equipo con tres en el fondo, la que se presenta como la opción más segura, o como volante.

El trabajo que desarrolló el martes el ex futbolista de Peñarol permitió confirmar que estará en la formación titular.

En el equipo que jugará ante Emiratos Árabes quedará afuera Jhonatan Urretaviscaya y los once deberían ser Martín Campaña, Aguirregaray, Ramón Arias, Alexis Rolín, Sebastián Coates, Albín, Maximiliano Calzada, Egidio Arévalo Ríos, Gastón Ramírez, Edinson Cavani y Luis Suárez.

Mucha intensidad
Desde que Tabárez comenzó a trabajar con los olímpicos en marzo, el objetivo del entrenador pasó por ganar el mayor tiempo posible ante la falta de tiempo para desarrollar un plan a largo plazo para Londres 2012. Por esa razón, desde el primer día el técnico insistió en todos los trabajos con el control y presión sobre la pelota.

En el movimiento de ayer no fue la excepción. “Tenemos que hacerla correr, que corra, que no se detenga la pelota”, le gritó a los jugadores, a modo de consejo y de motivación, cuando quedan pocas horas para el debut. E insistió: “Lo que cansa es no tener la pelota”.

El trabajo lo desarrolló con tres equipos de seis jugadores, que iba rotando y a los que les exigía mucha intensidad.

De esa forma logra que los futbolistas entiendan la importancia de dominar el mediocampo, teniendo la pelota y generando el desgaste del rival.

Durante esos trabajos sobresalió la personalidad de Emiliano Albín, que insistentemente ordenaba y gritaba a sus compañeros cuando estaban defendiendo, y la influencia de Luis Suárez y Egidio Arévalo Ríos, los líderes del equipo por edad, carácter y trayectoria.

Toda la información sobre los Juegos Olímpicos está en el Especial Londres 2012 de El Observador.


Fuente: @luisinza, desde Manchester

Populares de la sección

Comentarios