A Nadal no hay con qué darle

El español derrotó a Isner en Cincinnati y subió al segundo puesto del ranking

Rafael Nadal sigue su marcha imparable en una temporada espectacular tras coronarse el domingo en el Masters 1000 de Cincinnati, uno de los torneos que le faltaban por ganar.

El español superó en una reñida final al estadounidense John Isner por 7-6 (8), 7-6(3) logrando su noveno título de la temporada.

Con este éxito, Nadal sube desde el lunes al segundo lugar del ranking mundial desplazando al británico Andy Murray.

Fue este, además, el 26º Masters 1000 de la carrera de Nadal, donde es el máximo vencedor de estos certámenes.

El poderoso servicio y el entusiasmo de Isner, alentado por el público local y por alcanzar el título más importante de su carrera, tampoco pudo frenar a Nadal, que sigue sin perder en pista dura en lo que va de curso.

Sí. A pesar de que estuvo siete meses alejado de los courts por una rebelde lesión en su rodilla y que volvió a jugar en febrero sobre polvo de ladrillo sintiendo fuertes dolores, el español lleva 15 victorias en canchas duras este año.

Este año ganó en Indian Wells y la semana pasada se había impuesto en Montreal. Eso, sumado a este cetro lo convierten en uno de los principales candidatos a ganar el US Open.

Nadal lleva nueve títulos en 11 finales jugadas. Además de los títulos que cosechó en cemento también se impuso en el polvo de ladrillo de San Pablo, Acapulco, Barcelona, Madrid, Roma y Roland Garros.

Solo perdió en lo que va del año en Viña del Mar, ante el argentino Horacio Zeballos, y en Montecarlo, contra Novak Djokovic.

La única mancha de esta temporada estupenda fue Wimbledon donde perdió en primera ronda, por primera vez en su historial de Grand Slams.

Nadal tardó una hora y 55 minutos en acabar el domingo con la resistencia de Isner, que tuvo sus oportunidades. Especialmente en el primer set, en el que dispuso de tres puntos de set, una de ellas en el tie break.

Ninguno de los dos tenistas cedió su saque a lo largo del partido y el desenlace se decidió en los tie break, donde el español usó su experiencia para superar al gigante estadounidense, que encajó así su segunda derrota en un Masters 1000, tras la del año pasado en Indian Wells contra Roger Federer.

De acá al final de la temporada, Nadal y Djokovic tendrán un mano a mano vibrante por el número uno.


Populares de la sección

Comentarios