A Liverpool se le hizo cuesta arriba

El negriazul perdió 2-0 en su visita a Fluminense en Maracaná
Fluminense venció por 2-0 a Liverpool este martes en su vuelta al Maracaná, en un resultado que lo pone más cerca de su objetivo de avanzar a la segunda fase de la Copa Sudamericana.

Con goles de Henrique y Richarlison, el Flu volvió triunfal al Maracaná, donde no jugaba desde el pasado 15 de noviembre, debido al abandono que sufrió el estadio carioca.

Dos tantos en los primeros 45 minutos encarrilaron el encuentro para los brasileños, que buscaron durante toda la segunda mitad el tercer gol que les diera más tranquilidad para la vuelta en Montevideo.

Impuso el ritmo el joven Wendel, de 19 años, desde el primer minuto, y con él al mando todo el Fluminense fue aprisionando a Liverpool, que no pudo más que aguantar y esperar a que los cariocas aflojaran.

En ese asedio, Wellington Silva cocinó el primer gol con una gran jugada en solitario que cerró con un centro al borde del área pequeña y Henrique puso en la red en el minuto 23 tras adelantarse a los defensas y tocar con el pie.

Poco después de ese primer tanto, una trifulca entre Royón y Richarlison se saldó con dos tarjetas amarillas que bien podría haber sido una expulsión para el uruguayo, que escupió al delantero del Fluminense.

Entre enfrentamientos y amonestaciones se desenvolvió mejor el Fluminense, que aprovechó una falta para construir el segundo tanto de la noche a seis minutos del descanso.

Una falta desde la izquierda dio a un mal despeje de la defensa uruguaya, que permitió que el esférico se quedara botando del área, lo que aprovechó Richarlison para golpear de tijera el balón, que tras rebotar en dos defensas acabó en las redes de Guillermo De Amores.

La segunda mitad continuó con el empuje del Fluminense, con el objetivo entre ceja y ceja de cerrar la eliminatoria, lo que obligó al Liverpool a encerrarse y buscar algún espacio a la contra.

Falto de ideas, el conjunto uruguayo puso muy alto el listón de agresividad, ejemplificado en un lance de juego en el que Henrique fue a cabecear un balón aéreo al que Gonzalo Freitas intentó llegar con el pie, pero lo hizo a destiempo y sobre la cabeza del brasileño, lo que obligó al colegiado paraguayo a mostrarle la roja.

Tras la expulsión de Freitas, el Liverpool se encerró aún más y jugó a no empeorar el resultado y, si surgía la posibilidad, seguir con el plan del contraataque, pero estos eran acompañados por apenas dos o tres uruguayos.

Liverpool tratará de dar la vuelta al adverso resultado el próximo 10 de mayo en su campo, el estadio Belvedere.

Embed



Populares de la sección