¡A la final del mundo!

Tras empatar 1-1 en 120 minutos, Uruguay le ganó por penales a Irak y definirá el título ante Francia el próximo sábado

Con rebeldía. Con amor propio. Así Uruguay se ganó un lugar en la final de la Copa del Mundo Sub 20 de Turquía. Por los nervios que le generó un encuentro de esta magnitud, por la lucha que le demandó ir detrás del marcador en buena parte del partido y porque no empezó bien la definición por penales. El equipo de Juan Verzeri empató 1-1 ante Irak en 120 minutos y ganó 7-6 desde los 12 pasos, lo que le permite definir el título ante Francia el próximo sábado.

Los celestes tomaron la iniciativa en el comienzo del encuentro, con un mayor predominio de la pelota y el terreno. Y Sebastián Cristóforo, como volante de marca y dearmado, fue uno de los mayores impulsores ofensivos en ese primer tiempo.

El volante de Peñarol envió un pase vertical a Nicolás López, la pelota fue larga y, con lo justo, salió el arquero iraquí. Luego, hubo una jugada por derecha que De Arrascaeta remató, de manera muy débil en el área chica, la que fue controlada sin inconvenientes por el guardameta rival.

El partido se hizo muy luchado en el mediocampo, con Uruguay más volcado al ataque e Irak con mayores intenciones que producciones claras.

Así, los celestes, no con tanta prolijidad, un tanto desdibujado y con mucha ansiedad en ataque, provocaron situaciones de riesgo. Y, como todo el campeonato, las lideró el "Diente" López. El delantero de Roma recibió otro pase profundo -nuevamente de Cristóforo-, sacó un potente tiro que el arquero iraquí tapó en dos tiempos. El propio atacante uruguayo se desmarcó muy bien en otra, enganchó al arquero, remató y rebotó; la pelota la tomó De Arrascaeta, que no direccionó bien el disparo y la pelota se perdió afuera. Fue la más clara para el conjunto de Verzeri.

Irak, que solo insinuó el arco uruguayo con remates de media distancia, logró marcar con un soberbio disparo de tiro libre. El remate de Ali A, cerca del vértice del área mayor, encontró mal parado al arquero De Amores, que esperaba el centro. El portero celeste regaló su palo derecho y la pelota se metió en el ángulo. Golazo.

Cambios ofensivos
En el complemento, Verzeri apostó por Diego Rolan en sustitución de Diego Laxalt, desgastado por el trajín del partido anterior. El delantero se ofreció como una alternativa más en un ataque que había generado riesgo, pero que careció de efectividad.

Si bien había más atacantes, a los celestes, más nerviosos y ansiosos por el paso de los minutos y el resultado adverso, les costó generar mayores situaciones de riesgo producto de la creciente imprecisión en los pases.

El entrenador acumuló jugadores en ofensiva. El ingreso de Gonzalo Bueno, con el objetivo de desnivelar por izquierda, buscó una mayor gravitación por las bandas. Y eso provocó que las mejores jugadas que elaborara el equipo celeste fueran por intermedio de centros. Tal fue así que el propio Bueno reventó una pelota en el travesaño.

Pero, claro, el que mejor amenaza en el fútbol aéreo es Felipe Avenatti, el futbolista que le dio la victoria a Uruguay en el partido ante España. Verzeri no dudó en ponerlo. En pocos minutos en cancha, el futbolista de River, marcado por cuatro defensas iraquíes, cabeceó una pelota hacia atrás, y Bueno, que ingresaba al área, remató de primera y la mandó a guardar. Golazo.

El alivio que significó el gol, permitió que Uruguay se serenara en el campo, pero eso no le quitó la insistencia para ir a buscar el segundo tanto. Nicolás López, como todo el campeonato, logró desequilibrar como toda la noche en ataque pero sus remates no fueron claros.

El alargue fue dramático. Tras un primer tiempo en el que el cansancio se hacía sentir, el complemento los atacantes y los arqueros se lucieron más. Primero De Amores, que contuvo un remate a quemarropa en el área chica. Luego, Mohammed Hameed que descolgó los centros que le enviaron desde todos los costados.

Y, en los penales, la historia, esta vez, favoreció a los uruguayos. Por la templanza que demostraron los jugadores a la hora de patear y por la impericia de un futbolista iraquí, que mandó la pelota por encima del horizontal.

Después de 16 años, Uruguay se mete en una final del torneo sub 20. La cita es el sábado, ante Francia, a las 15.00 horas.


Populares de la sección

Comentarios