A jugar lento

Con Cuevas como bandera, Uruguay enfrenta por Copa Davis a un Colombia superior, pero la localía le da algunas ventajas

Es un desafío desigual el de este fin de semana por la Zona Americana I de Copa Davis, en busca de un pasaje al repechaje para el Grupo Mundial. Por un lado Colombia con Santiago Giraldo, número 32 del mundo como emblema, y secundado de una serie de importantes laderos: Alejandro González (N° 103), Alejandro Falla (N° 120), y los doblistas Juan Cabal y Robert Farah, 20 y 22 del mundo en dobles respectivamente.

Del lado uruguayo está Pablo Cuevas con todos sus recientes galardones: el escalafón 23 del mundo, el título extraoficial de mejor tenista latinoamericano, su título en San Pablo, su partidazo ante Nadal, su racha de 30 victorias consecutivas sobre polvo de ladrillo hasta el partido con el español. Y en global, su categoría de mejor jugador de la serie.

Pero en términos de alta competencia, para Uruguay no hay mucho más. Atrás vienen Martín Cuevas (403) y Ariel Behar (265 en dobles) que han demostrado de sobra su entrega, que pusieron el pecho a cuanto desafío apareciera, muchas veces jugando por encima de sus posibilidades cuando Pablo Cuevas estaba afuera por lesión. Pero en esta lucha por llegar a la “A” del tenis mundial, Colombia lleva la delantera.

De todos modos, hay una salvedad fundamental una serie de Davis como la que se juega entre viernes y domingo en el Carrasco Lawn Tennis: Uruguay es local. Y eso, más allá del ruido de la gente, incluye pequeñas ventajas que los dirigidos por Enrique Pérez Csassarino intentarán aprovechar.

Cancha y pelotas lentas

Lo mencionó específicamente ayer el capitán en una declaración sin cassete desacostumbrada para quienes no siguen el deporte blanco: el reglamento permite manejar las condiciones de juego, y en ese sentido Uruguay buscará que se juegue lo más lento posible, ya que además de la tradición celeste sobre polvo de ladrillo, los colombianos vienen de jugar en Acapulco, en cancha rápida.

“La localía hoy en día va por el hecho de poder elegir qué tan lenta puede estar la cancha, elegir las pelotas. Hoy hay mucha diferencia entre una bola que esté rápida y una que este lenta. Uno puede adaptarlo mejor para nuestro equipo. Pero en el resto hoy por hoy jugar de local ya no es lo mismo, hay controles mucho más severos”, le dijo “Bebe” A El Observador.

De todos modos, el capitán uruguayo opinó que el hecho de que los colombianos vengan de jugar en Acapulco no será un problema para ellos. “El circuito está montado así, los tenistas están acostumbrados. Ferrer ganó en Rio en tierra y dos días después estaba ganando en Acapulco sobre cancha rápida, y es jugador típico de polvo. Están acostumbrados, tienen la variante que saben jugar en altura y venir al llano”.

Más allá de eso, los dos equipos tienen claro que el favorito es Colombia, y no tienen empacho en decirlo. “Tenemos cinco jugadores al mas alto nivel. Pablo va a tener que hacer un gran esfuerzo para ganar la serie en sus tres puntos,”, le dijo Santiago Girlado a El Observador. “Nosotros contamos con una unidad de equipo que lleva muchos años, Cuando la presión está en una sola persona es muy difícil soportarlo tanto física como mentalmente”, agregó.

“No creo que subestimen, es una realidad”, opinó por su parte Pérez Casarino. “Ellos tienen la posibilidad de dejar fuera del equipo a un jugador que está en los 100 primeros y que tiene una experiencia en Copa Davis única, como Falla. Es una realidad, nosotros  tenemos que usar a Pablo los tres días y ellos no repiten el equipo en tres días. Vamos a trabajar con eso. Pero conociéndolos no creo que nos subestime”, cerró el capitán, confiado en encontrar las respuestas para dar el golpe que permita clasificar al repechaje.


Populares de la sección

Comentarios