A contramano del mundo

Atlético Madrid renovó contrato a simeone hasta 2020, en el marco de un ambicioso proyecto

En el exitista fútbol de hoy, que un equipo firme un contrato hasta 2020 con un entrenador parece una barbaridad. Inglaterra marcó el camino, pero la Premier cada vez se parece al resto del mundo, donde los resultados de hoy derriban cualquier proyecto de futuro.

Atlético Madrid pateó el tablero esta semana al ampliar el contrato del entrenador Diego Simeone, que ya estaba vigente hasta 2017, y lo llevó hasta 2020. Cinco años garantizados, por el doble de lo que estaba ganando el “Cholo”, ya que saltó de 3 millones de euros anuales a € 6 millones.

Claro que el contrato tiene alguna salvaguarda, porque los dirigentes españoles no podían ser tan extraterrestres del planeta fútbol de hoy en día: existe una cláusula de rescisión si ambos están de acuerdo. Y además, Simeone se arroga el derecho de rescindir si recibe una oferta de la selección argentina.

De todos modos, se trata de una pequeña revolución en el fútbol. Sus máximos rivales españoles, Luis Enrique en Barcelona y Carlo Ancelotti en Real Madrid, tiene contratos firmados hasta 2016, por tres y dos años respectivamente. E incluso la media europea es mayor a la sudamericana, donde la mayoría firma contratos por un año y suelen no terminarlos.

No es casual: detrás de ese acuerdo hay un ambicioso proyecto del club para las próximas cinco temporadas, con el reto de doblar los ingresos en tres años y el objetivo de consolidarse entre los mejores equipos de Europa.

El club encontró el técnico justo para dar el salto, y poco después, el modelo de negocio al dedillo para financiar ese salto.

De la quiebra al florecimiento
Lejos están las épocas del colorido Jesús Gil y Gil, siempre simpático y con alguna frase pronta para impactar en los medios, aunque también con la suficiente desprolijidad para hacer caer al equipo en gigantesco pasivo que lo llevó al descenso en 2000, cuatro años después de ser campeón de Liga, y casi a la quiebra, mientras 30 DT pasaban por el club en 14 años.

Simeone llegó en diciembre de 2011, pero a pesar de ser un ídolo del club, fueron los resultados que lo transformaron en un inamovible: cinco títulos ganados en tres años y medio. Una Liga, una Copa del Rey, una Supercopa de España, una Liga Europa, una Supercopa continental y un subcampeonato de Liga de Campeonatos.

Pero además se ha fortalecido en esa élite con dos entradas seguidas a cuartos de final de Champions. Eso, además de prestigio de marca, significan unos ingresos que, si se mantienen durante más de una temporada, permiten mirar con expectativas más grandes el futuro.

La intención de la directiva es doblar el presupuesto del club, actualmente en torno a los 170 millones de euros, en los próximos tres años, según informó el consejero delegado del club, Miguel Ángel Gil Marín.

Para eso ha sido fundamental a entrada en el accionariado de la entidad del Grupo Wanda, una multinacional china propiedad del magnate Wang Jianlin que adquirió el 20% de las acciones del club madrileño a cambio de unos 45 millones de euros. Eso le permitió reducir la deuda con la hacienda española de 215 millones de euros en 2011 a 155 en 2014, aunque el pasivo total asciende aún a 540 millones, según informó El País de España.

Los planes de Atlético también incluyen la expansión de “la Academia”, cantera del club rojiblanco, que llegará en este 2015 a cuatro países más, Turquía, India, China y Estados Unidos, según informó agencia EFE. Y también la construcción de su nuevo estadio, “La Peineta”, que incrementará los ingresos por diferentes conceptos: tendrá capacidad para 73.000 espectadores y su finalización está prevista para antes del final de la temporada 2016-17.

Todo eso se incluye dentro del proyecto que el club ha denominado “Atlético 2020”. La firma del “Cholo” es uno de los pasos más importantes para un club que parece entrar en otra dimensón.


Populares de la sección

Comentarios