A arruinar otra fiesta

Por tercera Copa América consecutiva, Uruguay enfrentará al local en cuartos; los antecedentes favorecen a la celeste

Enviado a Chile

Otra vez el local. Otra vez la adrenalina de llegar al centro de la escena, bajo los mayores flashes del torneo. Curioso destino el que le ha tocado a Uruguay en los últimos tiempos: jugar contra el local y definir si el torneo seguirá siendo un éxito de taquilla y atención, o si la recta final de la Copa América se queda huérfana de la expectativa que siempre le da que el local esté en competencia.

El miércoles Uruguay saltará a la cancha a la hora 20:30 en el Estadio Nacional de Santiago, con una pesada misión: enfrentara a quien ha sido, por lejos, el mejor equipo del torneo, y que viene de golear a Bolivia 5-0.

Pero Chile también estará en incómoda posición, porque viendo los antecedentes de Uruguay no podrá quedarse tranquilo.

El último antecedente de la "era moderna" del fútbol uruguayo se remonta a la Copa América 1999, cuando Víctor Púa era el DT, antes que llegara Daniel Passarella. Uruguay venía de hacer una mala serie y clasificó, como tantas veces, por la ventana, tras ser tercero en su llave. Llegó el turno de enfrentar al local, Paraguay, que venía primero en su grupo. Fue victoria por penales, para silenciar al Defensores del Chaco y llegar a la final, donde perdió con Brasil 0-3, el único partido de la segunda fase que pudo escaparle al estadio vacío y a la desazón generalizada por la ausencia del local, que tenía una de las mejores generaciones de la historia.

En 2007, ya con Tabárez al frente, fue Venezuela, de local. Nuevamente Uruguay había clasificado por la ventana, tras una mala serie en la que terminó tercero. Le tocó Venezuela, con quien había empatado en la serie y le ganó 4-1, para otra vez desinflar la suerte del local y pinchar el éxito del torneo.

La historia sigue. En el Mundial 2010 fue en la serie, pero igual dejó casi eliminado al local: victoria 3-0 ante Sudáfrica para dar un gran paso a la clasificación.

En 2011 llegó el último antecedente: aquel empate defendido con uñas y dientes con Argentina en Santa Fe, que dio paso a los penales y a la derrota que le costó el puesto a "Checho" Batista y una andanada de críticas a los "repatriados" argentinos, dando la chance para que la final tuviera un estadio Monumental repleto de uruguayos.

Todos los anteriores torneos tienen puntos de contacto con esta copa: un rendimiento desparejo en la primera fase, en el límite con lo mediocre. Y al final, en el momento del todo o nada, un súbito crecimiento en el rendimiento, generalmente de la mano con el planteo que más le sienta cómodo a este plantel: defender y lastimar de contra.

De todos modos da la impresión que solo eso no alcanzará para vencer a este Chile "supersónico". La clave quizás esté en hacer un partido similar al que sostuvieron en noviembre de 2014 en el estadio de Colo Colo, cuando la celeste venció 2-1. Buena defensa atrás, pero efectivos circuitos de contragolpe, que permitan aprovechar el único punto flojo que ha mostrado este equipo: en retroceso, Chile no se ha mostrado firme y la mejor muestra la dio México en el empate 3-3.

Una cosa es segura: habrá que mostrar mucha más solidez que hasta ahora. Pero ante todo, está en manos de Uruguay volver a hacer historia.


El local tiembla

COPA AMÉRICA 1999: PARAGUAY 1(3)-URUGUAY 1 (5)
COPA AMÉRICA 2007: VENEZUELA 1-URUGUAY 4
MUNDIAL 2010: SUDÁFRICA 0-URUGUAY 3
COPA AMÉRICA 2011:ARGENTINA 1(4)-URUGUAY 1(5)


El último antecedente

Uruguay y Chile se vieron las caras hace muy poco: fue por la fecha FIFA de noviembre, el 14 de ese mes, y terminó en victoria 2-1 para el equipo de Tabárez. La celeste remontó aquel partido, ya que había arrancado 0-1 con gol de Alexis Sánchez, pero luego lo dieron vuelta Diego Rolan a los 46' y Álvaro González a los 80'. Tras superar un primer tiempo donde sufrió, Uruguay lastimó de contra en el segundo tiempo.




Acerca del autor